El cuidado del paciente cardiovascular

cardiovascular

Hoy, en Vitae Guatemala queremos traerte algunos consejos útiles en el cuidado del paciente cardiovascular. Sigue leyendo y ayuda a tu ser querido a lidiar con su enfermedad. ¡Vamos!

cuidado del paciente cardiovascular

Descubrir que un ser querido padece una enfermedad cardiovascular puede ser un shock, tanto para el paciente como para ti.

Estamos hablando de enfermedades graves que pueden ocasionar síntomas desagradables y reducir la esperanza de vida. Además, según datos de la OMS, “las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de defunción en el mundo y, según estimaciones, se cobran 17,9 millones de vidas cada año.”

Realmente aterrador, ¿verdad?

En la mayoría de los casos, este padecimiento se convierte en un problema crónico que suele poder controlarse, pero que nunca desaparece realmente.

La calidad de vida de una persona con enfermedad cardiovascular dependerá de varios factores. Por ejemplo, el tipo de problema cardíaco que se padece, la calidad de la atención médica y el apoyo emocional y físico que brindan sus seres queridos.

El cuidado del paciente cardiovascular puede ser un reto, al menos en algunas ocasiones. Sin embargo, también puede ser una experiencia personalmente gratificante tanto para ti como para el ser querido al que cuidas. No obstante, tampoco debes descuidar tus propias necesidades. Esto último es crucial para el bienestar tanto tuyo como el de tu ser querido.

Por todo esto, te invitamos a seguir leyendo para descubrir cómo llevar el cuidado del paciente cardiovascular.

¿Qué es enfermedad cardiovascular?

Recordemos cuál es la vital función del corazón. Este bombea sangre a todo el cuerpo, llevando oxígeno y nutrientes a tus órganos vitales.

La enfermedad cardiovascular, o cardiopatías, son un conjunto de patologías que afectan a la salud del corazón y, a su vez, al resto del organismo.

Un corazón sano bombea la sangre con eficacia y suministra el oxígeno y los nutrientes adecuados a los órganos. Sin un flujo sanguíneo saludable, los sistemas del cuerpo no pueden funcionar de manera óptima.

Esta alteración del flujo sanguíneo desencadena un sinnúmero de síntomas. Puede causar síntomas leves como una sensación de fatiga intensa y persistente. Sin embargo, una persona con riesgo cardiovascular puede sufrir eventos mucho más graves, como un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Tipos de enfermedad cardiovascular

Los tipos de cardiopatías difieren en cuanto a su gravedad y efectos sobre la salud. Las enfermedades cardiovasculares principales son:

  • Enfermedades coronarias y vasculares: Incluyen la arterosclerosis y otras enfermedades de los vasos sanguíneos del corazón. Se produce cuando los vasos se estrechan, obstruyen y/o endurecen y se reduce el flujo sanguíneo.
  • Trastornos del ritmo cardíaco: hacen que el corazón lata demasiado lento (bradicardia), demasiado rápido (taquicardia) o de forma desordenada (arritmia).
  • Cardiopatías estructurales: anomalías de la estructura del corazón, incluidas sus válvulas, paredes, músculos o vasos sanguíneos cercanos al corazón. Pueden estar presentes al nacer (congénitas) o adquirirse después del nacimiento a través de infecciones, desgaste u otros factores.
  • Insuficiencia cardíaca: Enfermedad grave que se produce cuando el corazón se daña o debilita. Las dos causas más comunes de la insuficiencia cardíaca son el infarto y la hipertensión arterial.

Síntomas más comunes del paciente cardiovascular

Los síntomas de las enfermedades del corazón varían en función del tipo que se padezca. También pueden variar en hombres y mujeres. Estos son los más comunes

  • Enfermedades vasculares: angina de pecho (dolor u opresión), falta de aire, dolor o entumecimiento de las extremidades, dolor o entumecimiento del cuello o la mandíbula.
  • Ritmo cardíaco anormal: sensación de aleteo en el pecho, dolor o molestia en el pecho, falta de aire, aturdimiento, mareos, desmayos.
  • Cardiopatías estructurales: dificultad para respirar, agitación, hinchazón de manos, tobillos o pies.

Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas mencionados, recuerda consultar con un médico urgente. Estas enfermedades pueden ser graves, pero con el diagnóstico precoz, cambios en el estilo de vida y un tratamiento riguroso puedes mantenerlas bajo control y llevar una vida activa.

El cuidado del paciente cardiovascular: ¿Cómo puedo ayudar?

Hay varias cosas importantes que puedes hacer para contribuir con el cuidado del paciente cardiovascular.

Con el apoyo adecuado, la vida diaria de tu ser querido será cómoda, podrán evitar que se produzcan incidentes y en general, mejorará su salud a largo plazo.

Sigue leyendo para saber cómo puedes ayudar.

1. Involúcrate activamente

Cuando participas en el cuidado del paciente cardiovascular, puedes pedir asistir a las citas médicas y participar en las conversaciones sobre el tratamiento.

También puedes ayudar tu ser querido a animarse a hablar y defenderse. Las decisiones sobre el tratamiento afectan tanto a la salud del paciente como a tu función de cuidador. Si crees que un problema o síntoma no se está tratando como debería, habla con el médico.

2. Incentiva el ejercicio cardiovascular

Según el tipo de enfermedad cardiovascular, el médico puede recomendar al paciente hacer más actividad física para ayudar a controlarla. Tú tienes un papel crucial para motivar a tu ser querido a hacer ejercicio.

Recuerda hablar con el médico para saber qué tipo de ejercicio cardiovascular recomienda. Puede que les sugiera hacer caminatas todos los días, o seguir programas específicos de ejercicio.

3. Ayuda al paciente cardiovascular con sus medicamentos

Si ayudas al paciente a gestionar sus medicamentos, toma medidas para conocer cada uno de ellos y cómo se toman.

También es una buena idea crear un sistema de registro de la medicación, las dosis y la hora en las que se administran.

Otra medida que puedes tomar es anotar cualquier cambio de medicación o efectos adversos para estar atento a ellos.

4. Monitorea los síntomas

Es posible que tengas que ayudar a tu ser querido a controlar síntomas como la hinchazón de las piernas, la falta de aire y el aumento de peso, así como otras mediciones como la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

Recuerda preguntar al médico sobre aquellos síntomas a los que debes de prestar atención.

5. No descuides tus necesidades

Si estás cuidando a otra persona, es importante que también tengas tiempo para cuidarte a ti mismo.

Dedica algo de tiempo a participar en actividades que te gusten. Eso te ayudará a mantenerse sano y te permitirá cuidar mejor a tu ser querido. Pensar en ti te ayudará a recargar las pilas y a evitar el agotamiento.

6. Cuida la nutrición del paciente

Seguir una dieta saludable para el corazón puede suponer una gran diferencia en el control de una enfermedad cardiovascular. Aprender sobre una buena nutrición es algo que tú y tu ser querido pueden hacer juntos.

Si no sabes por dónde empezar, habla con su médico. Él o ella puede derivarte a un nutriólogo que te ayude a entender las recomendaciones dietarias para la cardiopatía.

Cuando se trata de seguir una dieta sana para el corazón, hay que tener en cuenta algunos aspectos básicos:

  • Alimentos a evitar: Es importante limitar el sodio, las grasas saturadas, el colesterol, la carne roja y los alimentos que contienen azúcar. Evita las grasas trans en la medida de lo posible.
  • Alimentos a elegir: Procura que las comidas se centren en alimentos nutritivos y bajos en grasa, incluyendo grandes cantidades de frutas y verduras, proteínas magras y cereales integrales. Con respecto a los lácteos, elige variedades bajas en grasa.

7. Presta atención a las necesidades emocionales del paciente cardiovascular

El apoyo emocional es fundamental cuando se atiende a una persona con riesgo cardiovascular. Puedes promover su bienestar emocional animándoles a hablar de cómo se sienten.

También puedes animarles a acudir a otros amigos y familiares, grupos de apoyo o redes sociales para que se sientan más conectados. Si lo notas más ansioso o deprimido de lo habitual, contemplen la posibilidad de buscar ayuda profesional.

8. Pide ayuda cuando la necesites

Si en algún momento te sientes abrumado, considera la posibilidad de pedir ayuda a amigos, familiares y otras personas de tu comunidad.

Por otro lado, si necesitas que te cubran durante períodos más largos o tareas más complejas, considere la posibilidad de buscar un servicio de salud a domicilio. Ellos pueden ayudarte a lidiar con la enfermedad de tu ser querido, y atenderán a su condición brindando un servicio de buena calidad.

El cuidado del paciente cardiovascular con Vitae Health Guatemala

Como ya habíamos mencionado antes, el cuidado del paciente cardiovascular puede ser un gran reto, tanto para el cuidador como para el paciente mismo.

Esto puede deberse a que, al ser una enfermedad crónica, la enfermedad cardiovascular requiere de control y tratamientos médicos constantes. Esto implica varias visitas al médico, lo cual puede ser desgastante y frustrante para todos los implicados.

Por suerte, en Vitae Health Guatemala estamos para ayudar.

Te invitamos a conocer nuestra división Vitae Check.

Es un servicio especialmente enfocado en brindar una atención domiciliaria prolongada a pacientes con enfermedades crónicas. De esta manera, ellos se evitan perder tiempo y dinero trasladándose al hospital.

Nuestros pacientes pueden recibir controles médicos y llamadas de seguimiento en su propio hogar, con el apoyo de nuestro excelente equipo profesional y con un trato centrado en sus propias necesidades.

Si quieres saber más sobre este servicio, completa nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo.

¿Te gustó este contenido? ¡Entonces comparte!

X
Bienvenido Vitae Health
Bienvenido a Vitae Health 🖐

¡Inscríbete a nuestro newsletter! Y recibe
información sobre el cuidado de la salud y más.

¡Inscríbete a nuestro newsletter! Y recibe
información sobre el cuidado de la salud y más.

Abrir chat
💬 Necesito información
Hola 🖐

¿En que podemos ayudarte?

Contáctanos vía whatsapp